¿QUÉ ES TAS?

Uruguay arrastra una deuda histórica con los caballos de los clasificadores y las personas que se dedican a esta actividad. Sin embargo, nunca antes como ahora estamos ante la posibilidad real de reconvertir esta actividad, tal como la sociedad lo demanda.

Los animales involucrados en la tracción a sangre soportan largas jornadas con cargas que sobrepasan al doble de su peso corporal, sin descanso, escasa alimentación y falta de cuidados veterinarios en la mayoría de los casos. Muchos de ellos padecen también torturas físicas, mutilaciones, trabajo durante la preñez, etc., todos hechos que implican un gran sufrimiento para estos animales y generan un gran rechazo social.

Por otra parte, las personas involucradas en la tracción a sangre lo hacen por una paga ínfima, sin tener cubiertas las prestaciones sanitarias y sin tener que cumplir normas de seguridad, lo que ha generado un fenómeno creciente de discriminación social.

ÚLTIMAS NOVEDADES